Cibertextos    ACT1      ACT2     ACT3     WHOLE TEXT

LOS LAGOS DE SAN VICENTE, de Tirso de Molina


ACTO TERCERO

Acompañamiento y el Rey FERNANDO por una puerta; por otra MOROS, don TELLO, AXA y Santa CASILDA, de mora

CASILDA:
     Déme vuestra majestad 
{}
   la mano. 
FERNANDO:
                Dé vuestra alteza 
{}
   parabienes a Castilla, 
{}
   pues ha merecido verla 
{}
   ennoblecer su corona 
{}
   desde hoy, con razón soberbia; 
{}
   pues usurpa el sol al Tajo 
{}
   trasladándola a sus sierras. 
{}
   Deudor quedaré a los baños 
{}
   desde hoy, puesto que no sepa 
{}
   el sitio que los oculta 
{}
   ni las virtudes que encierran. 
{}
   Pues merezco por su causa 
{}
   que la hermosura posea 
{}
   de vuestra alteza, Castilla, 
{}
   temerosa ya en perderla. 
{}
   Ojalá, Casilda hermosa, 
{}
   la fama que los celebra 
{}
   la salud os restituya 
{}
   que ofende vuestra belleza. 
{}
   Estimarélos yo en más 
{}
   que cuantas preciosas venas 
{}
   por los cuerpos de estos montes 
{}
   oro en vez de sangre engendran. 
{}
CASILDA:
     No dudo yo, gran Fernando, 
{}
   que en provincia donde reina 
{}
   un príncipe tan afable 
{}
   salga la esperanza cierta 
{}
   que los cielos me aseguran; 
{}
   no en humanas experiencias 
{}
   estriba mi confïanza, 
{}
   pocas veces verdadera; 
{}
   impulsos más superiores 
{}
   me sacaron de mi tierra 
{}
   y al rey, mi padre, inclinaron 
{}
   el permitirme a la vuestra 
{}
   donde a vos su dueño os llaman; 
{}
   donde en la paz y en la guerra 
{}
   vive la seguridad, 
{}
   por ser vos quien la gobierna. 
{}
   ¿Quién duda que también 
{}
   viva la salud, si ya comienza 
{}
   a retirarse, con veros, 
{}
   la causa de mis tristezas? 
{}
   Ya yo por puntos mejoro. 
{}
TELLO:
     Y yo, que en vuestra presencia, 
{}
   gran señor, patrocinado 
{}
   de la infanta tengo puestas 
{}
   todas mis felicidades 
{}
   en serviros, si licencia 
{}
   me dais, diré la embajada 
{}
   con que vengo. 
FERNANDO:
                      Alzad de tierra; 
{}
   alzad, don Tello, decid. 
{}
TELLO:
     El Rey Almenón, que intenta 
{}
   trocar en perpetuas paces 
{}
   con vos estas breves treguas, 
{}
   la mitad del alma os fía 
{}
   y con la Infanta os entrega 
{}
   el reino que el Tajo abraza 
{}
   y estima en poco sin ella. 
{}
   Lágrimas y persuasiones, 
{}
   que es la mayor elocuencia 
{}
   que en la mujer amor puso, 
{}
   le bastaron a hacer fuerza 
{}
   para dividir de sí 
{}
   el apoyo en que sustenta 
{}
   la duración de sus canas, 
{}
   que remozaba con verla. 
{}
   El príncipe Alí Petrán, 
{}
   que sucediendo en la herencia 
{}
   después de él de su corona 
{}
   es blasón de la nobleza, 
{}
   estaba ausente en Sevilla 
{}
   cuando el sentir que padezca 
{}
   su padre amoroso eclipse 
{}
   la luz de Casilda tierna, 
{}
   y que el abril de sus años 
{}
   malogre las flores frescas 
{}
   del más gallardo vergel 
{}
   que esmaltaron primaveras, 
{}
   al llanto permitió hechizos 
{}
   con que la infanta no deja 
{}
   hora ni instantes al ocio 
{}
   en que no le intime quejas 
{}
   amorosas por los baños 
{}
   que, de su salud profetas, 
{}
   dice que esconde Castilla, 
{}
   cifrando en ellos sus medras. 
{}
   Afirma que el cielo mismo 
{}
   con misteriosas promesas 
{}
   le pronosticó en sus aguas 
{}
   saludables evidencias; 
{}
   que es imposible cobrarla 
{}
   de otra suerte, y si desea 
{}
   su bien, será menos daño 
{}
   llorarla ausente que muerta. 
{}
   Convocó el rey los alcaides 
{}
   de Madrid y Talavera, 
{}
   Guadalajara y Ocaña, 
{}
   Alcalá, Yepes y Cuenca. 
{}
   Propúsoles este asunto, 
{}
   y aunque opiniones diversas 
{}
   ya afirman, ya contradicen, 
{}
   finalmente se sujetan 
{}
   al gusto de quien los manda, 
{}
   porque la lisonja lleva 
{}
   en todos los tribunales 
{}
   la razón tras la potencia. 
{}
   Concluyóse, en fin, la paz, 
{}
   gran señor, con vuestra alteza, 
{}
   pidiendo en esta jornada 
{}
   vuestra permisión, y de ella 
{}
   obligado y satisfecho 
{}
   su expedición me encomienda. 
{}
   Por su embajador me envía, 
{}
   con palabra de que vuelva 
{}
   brevemente a restaurarle 
{}
   la vida con la presencia 
{}
   del alma que se le aparta, 
{}
   de la luz que se le ausenta. 
{}
   Despidiéronse los dos 
{}
   y ella, que, toda clemencia, 
{}
   de los cautivos cristianos 
{}
   aliviaba las miserias, 
{}
   pidiendo su libertad 
{}
   al padre piadoso, deja 
{}
   despojadas las mazmorras, 
{}
   inútiles sus cadenas. 
{}
   Dos mil de Toledo saca, 
{}
   que ya en su patria se alegran, 
{}
   digna que tal redentora 
{}
   en anales permanezca. 
{}
   El rey de Toledo, en fin, 
{}
   gran Fernando, para muestras 
{}
   de la fe con que os obliga 
{}
   y la amistad que os profesa, 
{}
   os remite cien caballos 
{}
   que, con otras tantas yeguas, 
{}
   Córdoba al Betis usurpa, 
{}
   Toledo admiró en su vega; 
{}
   cien acémilas cargadas 
{}
   de los desvelos del Persa, 
{}
   de los esquilmos del Parto, 
{}
   de los tesoros de Grecia, 
{}
   de los metales monarcas, 
{}
   granas, alcatifas, telas, 
{}
   a vuestros pies reales postra; 
{}
   y porque en su estima venza 
{}
   las dádivas de Alejandro, 
{}
   pródigo os da en una prenda 
{}
   la mejor de su corona, 
{}
   la mayor de sus riquezas, 
{}
   el alma y vida en la infanta, 
{}
   que es cifra de sus grandezas. 
{}
FERNANDO:
     Cuerdamente habéis sabido, 
{}
   don Tello, aplacar ofensas, 
{}
   pues servicios semejantes 
{}
   más obligan que destemplan. 
{}
   ¿Adónde está doña Blanca? 
{}
TELLO:
     En la villa de Briviesca 
{}
   goza de dos libertades: 
{}
   la del cuerpo la primera 
{}
   a su patria reducida, 
{}
   y la del alma, que exenta 
{}
   de las pensiones de amor 
{}
   ya es señora de sí mesma. 
{}
FERNAN:
     ¿No sois vos esposo suyo? 
{}
TELLO:
     No, señor. 
FERNANDO:
                       ¿Por qué? 
TELLO:
                           No fuera 
{}
   lícito en provincia extraña, 
{}
   sin vuestro gusto y licencia. 
{}
FERNANDO:
     Pues ¿cómo decís agora 
{}
   que, libre ya, su alma reina 
{}
   de sí misma, si es que os ama? 
{}
TELLO:
     Mudanzas la dicha alteran 
{}
   del mar del primer amor. 
{}
   Como cansa la asistencia, 
{}
   y yo siempre la he servido, 
{}
   ya me olvida. 
FERNANDO:
                      Su extrañeza, 
{}
   don Tello, ha de estaros mal; 
{}
   porque aquí la competencia 
{}
   de don Diego os ha de hacer 
{}
   mal tercio, que adora en ella. 
{}
   Yo os restituyo a mi gracia; 
{}
   y aunque a la suya quisiera, 
{}
   dudo que en jurisdicciones 
{}
   de amor poder un rey tenga. 
{}
   Notable ocasión perdiste; 
{}
   pues cuando las aprovecha 
{}
   todo solícito amante 
{}
   malograste las de ausencia. 
{}
   O servidla u olvidadla, 
{}
   que yo, sin haceros fuerza, 
{}
   neutral con don Diego y vos, 
{}
   y atento a las diligencias 
{}
   del que fuera más feliz, 
{}
   premiaré al uno con ella. 
{}
   Y vos, infanta y señora, 
{}
   sin extrañar diferencias 
{}
   de leyes y de regiones, 
{}
   juzgaos en la patria vuestra, 
{}
   que si allí fuisteis infanta, 
{}
   en Castilla seréis reina, 
{}
   dichoso todo mi estado 
{}
   en que serviros merezca. 
{}
CASILDA:
     Segura yo de la fama 
{}
   que justamente celebra 
{}
   vuestro valor, me dispuse 
{}
   a experimentarla y verla. 
{}
   Ni a mi patria ni a mi padre 
{}
   echo menos, que ofendiera 
{}
   el favor que os reconozco 
{}
   si me juzgara en la ajena. 
{}
   Por mi padre os tengo yo 
{}
   y como tal me conceda 
{}
   licencia, que sólo busque 
{}
   estos Lagos, vuestra Alteza. 
{}
   Yo sé que impiden hallarlos 
{}
   ostentaciones soberbias 
{}
   de aplausos y compañías; 
{}
   el cielo me dio sus señas 
{}
   y él mismo inclina mis pasos 
{}
   para que mis diligencias 
{}
   sin presunciones humanas 
{}
   hallar su sitio merezcan. 
{}
   Esta merced os suplico. 
{}
FERNANDO:
     Admire nuestra tibieza, 
{}
   infanta, vuestro fervor, 
{}
   y no se impida esta empresa; 
{}
   por mí, con vos Tello vaya, 
{}
   y como a mí os obedezcan 
{}
   cuantos lugares y villas 
{}
   gozaren vuestra presencia. 
{}
   Que si, como en Dios confío, 
{}
   vuestra fe saliese cierta 
{}
   y hallando el agua admirable 
{}
   que ignoramos, tengo nuevas 
{}
   de vuestra salud, mi corte 
{}
   os recibirá a la vuelta 
{}
   con triunfos que satisfagan 
{}
   mis deseos y sus fiestas. 
{}
CASILDA:
     El cielo, invicto Fernando, 
{}
   la monarquía os conceda 
{}
   de España, que dividida 
{}
   en tantos reinos, tragedias 
{}
   del godo infelice llora, 
{}
   para que en vuestra cabeza 
{}
   totalmente restaurada 
{}
   a su antiguo esplendor vuelva. 
{}

Vanse el REY y los suyos

AXA:
     Solo un mes, prima mía, 
{}
   de plazo dio tu padre a la porfía 
{}
   con que aquí hallar esperas 
{}
   estos Lagos--mejor diré, quimeras-- 
{}
   pues que te descaminas 
{}
   por patrias y regiones peregrinas. 
{}
   Busquémoslos, si es cierto 
{}
   que esconde tal milagro este desierto. 
{}
   Que, ya, Infanta, en sus valles, 
{}
   ya en sus montes, remedio y salud halles, 
{}
   o ya, conforme creo, 
{}
   quimérico te engañe tu deseo, 
{}
   el término cumplido 
{}
   nos hemos de volver. 
CASILDA:
                          Quien me ha traído 
{}
   hasta aquí sin recelo 
{}
   de tanto inconveniente, que es el cielo, 
{}
   nunca, prima, se estrecha 
{}
   en límites humanos; satisfecha 
{}
   estoy, aunque te asombres 
{}
   de hallar salud aquí, ya que en los hombres 
{}
   se muere mi esperanza; 
{}
   qué sabes tú si estriba en la tardanza 
{}
   que Dios tiene dispuesta 
{}
   mi salud? Lo difícil mucho cuesta. 
{}
   Ya un mes, un año aguarde 
{}
   el bien; si viene, nunca llega tarde; 
{}
   ojalá la fe mía, 
{}
   discurriera sin vuestra compañía 
{}
   por estas soledades, 
{}
   hallara en ellas yo felicidades 
{}
   que, por la vuestra ciega, 
{}
   me las dilata el cielo o me las niega. 
{}
AXA:
     Ya estás, prima, entendida; 
{}
   ya yo la causa sé de tu venida; 
{}
   no en lagos mentirosos 
{}
   estriban tus deseos amorosos, 
{}
   que éstos imaginados 
{}
   encubridores son de tus cuidados. 
{}
   Lagos, sí, que de llamas 
{}
   ilícitas te encienden, pues que sé que amas 
{}
   a don Tello, de suerte, 
{}
   que el honor atropellas y la muerte. 
{}
   Celos de doña Blanca 
{}
   en Castilla te abrieron puerta franca, 
{}
   por ver que si venía 
{}
   con ella, y tu esperanza enflaquecía; 
{}
   con ilusiones vanas 
{}
   del rey tu padre enterneciste canas, 
{}
   y disfrazando engaños, 
{}
   hechizos diste a sus postreros años, 
{}
   para que permitiese 
{}
   que consigo don Tello te trajese. 
{}
   Doña Blanca, ofendida 
{}
   de ti, y don Tello que por ti la olvida, 
{}
   apenas de su tierra 
{}
   pisó la raya, cuando se destierra 
{}
   de agravios que a la vista 
{}
   ofenden más; don Tello, en fin, asista 
{}
   a tus ojos, que en ellos 
{}
   duplicarás por ser cristal los Tellos. 
{}
TELLO:
     Axa atrevida, enfrena 
{}
   la lengua torpe de malicias llena. 
{}
   ¿Qué has visto en mí y la Infanta 
{}
   que pueda ocasionar blasfemia tanta? 
{}
AXA:
     He visto que te adora, 
{}
   que olvida nuestra ley; que Blanca llora 
{}
   tu ingratitud y olvido; 
{}
   que a su padre y hermano, fementido, 
{}
   pagas el ampararte 
{}
   en su reino, y ahora asegurarte 
{}
   la patria, hacienda y vida 
{}
   en robarle la infanta que perdida 
{}
   por ti con torpe llama 
{}
   su ley, su sangre y su corona infama. 
{}
CASILDA:
     Mi Dios, a Vos os toca 
{}
   mirar por mi opinión contra esta loca, 
{}
   que su malicia muestra; 
{}
   por mi causa volved, y por la vuestra. 
{}

Vuela la Santa CASILDA. Dentro dice una VOZ

VOZ:
     Sí haré, Casilda mía. 
{}
   No te merecen, ven, y en mí confía. 
{}
TELLO:
     ¿Qué es esto, cielos santos? 
{}
AXA:
     Hechizos tuyos son; serán encantos 
{}
   de tu ley que nos vende 
{}
   traiciones por milagros; ya se entiende 
{}
   el fin de tus cautelas. 
{}
TELLO:
     Paloma pura que amorosa vuelas 
{}
   a la estación segura 
{}
   donde vive sin riesgos la ventura, 
{}
   ¿por qué crüel conmigo? 
{}
   Alas tiene mi amor, las tuyas sigo. 
{}

Vase don TELLO

AXA:
     ¿Su amor sigue su vuelo? 
{}
   Luego es ya certidumbre mi recelo; 
{}
   luego para gozarla 
{}
   con hechizos intenta remontarla. 
{}
   ¡Ay rabiosas sospechas! 
{}
   Al vuelo los matad, tiradlos flechas; 
{}
   mas ¿qué flechas mayores 
{}
   que celosas venganzas y rigores? 
{}
   Yo haré que en vez de espigas 
{}
   cubran los campos armas enemigas; 
{}
   despoblaré a Toledo 
{}
   por que a Castilla, al mundo, ponga miedo. 
{}
   Provocaré esta injuria 
{}
   al príncipe y al rey a tanta furia, 
{}
   que con su gente toda 
{}
   renueve el llanto a la tragedia goda. 
{}
   Marchemos a Toledo, 
{}
   que si con celos viva llegar puedo, 
{}
   verá Fernando presto 
{}
   el peligro mortal en que está puesto, 
{}
   y que, si en él se apoya, 
{}
   será Casilda Elena, Burgos Troya. 
{}

Vase AXA

Salen ALÍ Petrán y ABÉN Rogel, moros

ALÍ:
     No hay fïar en amistad 
{}
   de cristiano, pues sALÍó 
{}
   falsa la de Tello; no 
{}
   en prendas y calidad, 
{}
   de nobleza castellana. 
{}
   Engañóme fementido, 
{}
   Tello, desagradecido; 
{}
   llevóme el honor y hermana; 
{}
   que así paga beneficios 
{}
   quien respetos atropella. 
{}
   Amaba yo a Blanca bella, 
{}
   y por deslumbrar indicios 
{}
   de mi pena y no agraviarle, 
{}
   de suerte incendios reprimo 
{}
   que a que la ausente le animo, 
{}
   ¡qué mal hice en no matarle! 
{}
   Pues corriendo por su cuenta 
{}
   correspondencias de amigo, 
{}
   yo con su dama le obligo 
{}
   y él con mi hermana me afrenta. 
{}
ABÉN:
     No injuries, príncipe, así 
{}
   la virtud más conocida 
{}
   que dio a la alabanza vida. 
{}
   Míralo bien, vuelve en ti. 
{}
   La infanta es toda pureza, 
{}
   su padre el rey, todo amor; 
{}
   Fernando, todo valor; 
{}
   don Tello, todo nobleza. 
{}
   Ciegamente satisfaces 
{}
   la fama de tu opinión. 
{}
   Con esa imaginación 
{}
   no quiebres, señor, las paces 
{}
   con Fernando establecidas, 
{}
   que si en su poder está 
{}
   la infanta, ocasión tendrá 
{}
   en que vengarse. 
ALÍ:
                         No hay vidas 
{}
   en toda la cristiandad 
{}
   que puedan venganza darme. 
{}
   En vano intentas templarme 
{}
   con quimeras su amistad. 
{}
   Rompió don Tello conmigo, 
{}
   de la infanta enamorado; 
{}
   mi amistad ha profanado 
{}
   por llevársela consigo. 
{}
   Fingió lazos milagrosos 
{}
   que al rey mi padre engañaron; 
{}
   que me ausentase aguardaron, 
{}
   traidores y cavilosos. 
{}
   ¿Qué lagos, qué aguas divinas 
{}
   tiene Castilla excelentes 
{}
   que en mortales accidentes 
{}
   aseguran medicinas? 
{}
   ¿Son en Toledo distintos 
{}
   cristales de más virtud? 
{}
   Si hay aguas que den salud, 
{}
   fuentes tiene de jacintos 
{}
   Toledo, donde pudiera, 
{}
   cuando los venera España, 
{}
   la infanta que nos engaña 
{}
   cobrar la salud que espera. 
{}
   Más oro que peces cría 
{}
   nuestro Tajo en sus arenas, 
{}
   que para ALÍviar sus penas, 
{}
   curar su melancolía, 
{}
   si ella no fuese mudable, 
{}
   dieran remedio a su mal; 
{}
   que el Tajo, todo cristal, 
{}
   también es oro potable. 
{}
   Tello y Casilda me ofenden. 
{}
   En Cristo la infanta adora, 
{}
   ni el rey Fernando lo ignora 
{}
   ni es bien, aunque lo pretenden, 
{}
   que desmienta mi recelo 
{}
   mientras venganza no toma 
{}
   de todos tres.  ¡Por Mahoma, 
{}
   que he de postrar por el suelo 
{}
   cuantas poblaciones dan 
{}
   a Fernando la obediencia! 
{}
   No se fíe en la clemencia 
{}
   Castilla de Alí Petrán. 
{}
   ¿Qué gente hemos cautivado? 
{}
ABÉN:
     Trescientos, que a tus enojos 
{}
   sirven de tristes despojos, 
{}
   y la paz ha descuidado 
{}
   de Toledo con Castilla. 
{}
ALÍ:
     Yo mismo tengo de ser 
{}
   su verdugo; yo verter 
{}
   su sangre, yo destruílla. 
{}
   Lavaré esta tarde en ellos 
{}
   mi injuria; al cielo pluguiera 
{}
   que tantos Tellos hubiera 
{}
   como hoy pienso segar cuellos, 
{}
   que con todos no apagara 
{}
   la sed que ocasión me da 
{}
   a su muerte. 
ABÉN:
                        De aquí está 
{}
   no lejos Guadalajara; 
{}
   venderlos será mejor 
{}
   en ella, si pagar quieres 
{}
   tus moros, que hay cien mujeres 
{}
   y treinta niños. Señor, 
{}
   templa tu enojo, enriquece 
{}
   con la presa a tus soldados. 
{}
ALÍ:
     Al paso que mis cuidados, 
{}
   la venganza de ellos crece. 
{}
   Atadlos todos, dejad 
{}
   que imagine en cada cuello 
{}
   una Castlda y un Tello, 
{}
   oprobio de la amistad. 
{}
ABÉN:
     Véngate, pues, riguroso. 
{}
   Tu acero en su sangre baña 
{}
   si es digna tan torpe hazaña 
{}
   de un príncipe generoso. 
{}

Vase ABÉN Rogel. Quédese ALÍ Petrán y luego sale nuestra señora, Santa MARÍA

ALÍ:
     ¡Oh, cobarde! ¿tú también 
{}
   me injurias? Por Alá santo 
{}
   que tengo de ser espanto 
{}
   del bautismo en cuantos ven 
{}
   mis ojos.  No me mitigues 
{}
   piedad hasta aquí afectada. 
{}
   Triunfe de ingratos mi espada. 
{}

Quiere entrarse ALÍ, la espada desnuda. Ábrese al paso una higuera, y entre las ramas se aparece nuestra señora Santa MARÍA. cáese ALÍ asombrado, e hinca la rodilla. Quédase con la espada como amenazando a la imagen

MARÍA:
     Petrán, ¿por qué me persigues? 
{}
ALÍ:
     Todo el cielo sea conmigo. 
{}
   ¿Qué hielo es el que me abrasa? 
{}
   ¿Qué fuego en nieve traspasa 
{}
   el alma que en él mitigo? 
{}
   ¿Quién eres, luz milagrosa, 
{}
   formidable y apacible, 
{}
   süave cuando terrible, 
{}
   tierna cuando rigurosa? 
{}
   ¿Quién eres, que tal espanto 
{}
   has puesto en el alma mía 
{}
   que tiembla? 
MARÍA:
                      Yo soy María, 
{}
   a quien tú persigues tanto. 
{}
   Contra estímulos del cielo 
{}
   vana resistencia haces. 
{}
ALÍ:
     Saulo afirman que hizo paces 
{}
   con Cristo postrado al suelo 
{}
   cuando otro tanto le dijo, 
{}
   si es bien que crédito dé 
{}
   a ministros de su fe. 
{}
MARÍA:
     Ése es Dios, y ése es mi Hijo. 
{}
ALÍ:
     Ése por ti mi fe adora. 
{}
   ¿Qué quieres hacer de mí? 
{}
MARÍA:
     Un Saulo segundo. 
ALÍ:
                             En ti 
{}
   mi ventura se mejora. 
{}
MARÍA:
     Cristiano quiero que seas, 
{}
   que a servirme te apercibas, 
{}
   que en esta soledad vivas, 
{}
   que el amor que en Blanca empleas 
{}
   lo mudes en mí. 
ALÍ:
                            Favor 
{}
   digno de esa enano franca, 
{}
   vos sois pura, vos sois blanca, 
{}
   vos las medras de mi amor. 
{}
   Con vos, cándida Señora, 
{}
   la nieve que aurora pisa, 
{}
   comparada es etiopisa; 
{}
   la noche ella, vos la aurora. 
{}
   Soldados, alcaides, gentes, 
{}
   moros, venid a admirar 
{}
   un árbol que sabe dar 
{}
   por fruto el sol en su oriente. 
{}
   Estrellas lleva por flores 
{}
   que exhalan aromas samios, 
{}
   celebrad epitalamios, 
{}
   exagerad mis amores, 
{}
   alcaides, moros, cautivos. 
{}
MARÍA:
     No te canses en llamarlos, 
{}
   mi vista pudo asombrarlos, 
{}
   pocos de ellos huyen vivos; 
{}
   libres mis cautivos gozan 
{}
   la patria que les negaste. 
{}
ALÍ:
     Los rayos que fulminaste 
{}
   enamorando destrozan; 
{}
   causado han contrario efecto 
{}
   Señora, en ellos y en mí. 
{}
MARÍA:
     Quiérote yo sólo a ti, 
{}
   que el firme amor es secreto; 
{}
   finezas son voluntades, 
{}
   y éstas méritos subliman; 
{}
   los que se aman más estiman 
{}
   que imperios las soledades. 
{}
   En ésta quiero que asistas. 
{}
   Tu hermana, de mi Hijo esposa, 
{}
   sierras habita amorosa. 
{}
   Hoy sale en ellas a vistas. 
{}
   Imítala tú oficioso, 
{}
   pues por mi prenda te elijo; 
{}
   ella esposa de mi Hijo 
{}
   y tú de su madre esposo. 
{}
   Aquí has de vivir, Petrán, 
{}
   para blasón del bautismo, 
{}
   conquistador de ti mismo, 
{}
   de mi imagen capellán. 
{}
   Yo propia he de bautizarte. 
{}
ALÍ:
     ¡Hay tan inmortal favor! 
{}
   Ministro tendré mejor 
{}
   que el Hombre Dios si en tal parte 
{}
   la primer gracia me das 
{}
   que las almas eterniza, 
{}
   pues si a Cristo Juan bautiza 
{}
   a mí su madre, que es más. 
{}
   ¿Pero adónde hallar podremos 
{}
   agua que materia dé 
{}
   al principio de su fe 
{}
   si seco este valle vemos? 
{}
MARÍA:
     Más puedo yo que Moisés, 
{}
   que soy de Jesé la vara. 
{}
   Fuente milagrosa y clara 
{}
   brotará el campo a tus pies. 
{}
   Vente á bautizar en ella. 
{}
ALÍ:
     Esferas de eterno ornato, 
{}
   suplid hoy el aparato 
{}
   de mi bautismo; luz bella 
{}
   del sol, sírveme esta vez 
{}
   de vela sobre la fuente 
{}
   de tu globo transparente. 
{}
   Aurora, tu candidez 
{}
   de la pureza me vista 
{}
   que la gracia al alma da; 
{}
   lluevan los cielos maná 
{}
   en que el pan de amor asista, 
{}
   que es mazapán verdadero 
{}
   que al bautismo da eficacia; 
{}
   la paloma, toda gracia, 
{}
   será la sal y el salero. 
{}
   El manantial perenne 
{}
   del Uno y Tres, que ya adoro, 
{}
   será el aguamanil de oro 
{}
   pues de Él todo el bien nos viene. 
{}
   Serafines y querubes, 
{}
   de luz argentando el viento, 
{}
   honren mi acompañamiento 
{}
   sobre carrozas de nubes, 
{}
   que la mayor jerarquía 
{}
   bien puede venir por vos, 
{}
   donde es el padrino Dios 
{}
   y me bautiza María. 
{}

Música. De dos nubes bajan al tablado seis ÁNGELES, tres de cada una, con masapán, vela, salero, fuente, capillo y aguamanil. El mismo árbol baja hasta poner en el tablado a Santa MARÍA; éntranse en dos hileras, detrás ella y a su lado el príncipe ALÍ Petrán

MARÍA:
     Todos los que has convidado 
{}
   quiero yo que honra te den. 
{}
ALÍ:
     Racimos de luz se ven 
{}
   que el Olimpo han despoblado. 
{}
MARÍA:
     A quien es mi Capellán 
{}
   de esta suerte sé yo honralle; 
{}
   ven, y llámese este valle 
{}
   de tu nombre, Sopetrán. 
{}

Vanse los dos. Salen PASCUAL y CARRASCO, villanos

PASCUAL:
     ¿De aquí a ocho días? 
CARRASCO:
                                Sin duda. 
{}
PASCUAL:
     ¿Mari Pabros y Gilote? 
{}
CARRASCO:
     Mari Pabros con su dote. 
{}
PASCUAL:
     ¿Se me muda? 
CARRASCO:
                      Se te muda. 
{}
PASCUAL:
     ¿Y que se chere casar? 
{}
CARRASCO:
     Herlo de semana espera. 
{}
PASCUAL:
     ¿Hasta que el otro se muera? 
{}
CARRASCO:
     Hasta llegarlo a enterrar. 
{}
PASCUAL:
     ¿Con Gilote? 
CARRASCO:
                      ¿Pues con quién? 
{}
PASCUAL:
     ¿Mari Pabros? 
CARRASCO:
                     Mari Pedros. 
{}
PASCUAL:
     Verá el diabro con los medros 
{}
   que sale quien chere bien. 
{}
   Idvos, que me chero ahorcar. 
{}
CARRASCO:
     ¿Cuándo? 
PASCUAL:
                 ¿Qué diabrós sé yo? 
{}
   ¿Que se mudó? 
CARRASCO:
                     ¡Se mudó! 
{}
PASCUAL:
     ¿Mari Pabros? 
CARRASCO:
                      ¡Pescudar! 
{}
PASCUAL:
     Pues ya mi engaño quillotra 
{}
   la venganza más extraña 
{}
   que ha vido nuesa montaña. 
{}
CARRASCO:
     ¿Cuál es? 
PASCUAL:
                   Casarme con otra. 
{}
CARRASCO:
     Si pudieses bien harías. 
{}
PASCUAL:
     Pues ¿por qué no han de poder? 
{}
   Olalla es moza y mujer. 
{}
   Mas, en fin, ¿de aquí a ocho días 
{}
   se matrimeñan los dos? 
{}
CARRASCO:
     Su tía lo ha concertado. 
{}
PASCUAL:
     ¿La del ojo arremangado? 
{}
CARRASCO:
     Ésa. 
PASCUAL:
              Maldígala Dios. 
{}

Vase CARRASCO

   Marica, pues te mudaste 
{}
   en medio año que tardé, 
{}
   a tu boda cantaré 
{}
   que no hay [otro aquí] quien baste. 
{}

Canta

   "Contra la voluntad grande porfía 
{}
   de un Gil, de Mari Pabros y su tía." 
{}

Baja MARI Pablos las peñas hilando y canta

MARI:
     "De hoy en ocho días si le prace a Dios 
{}
   ¡hu, hu, hu, los dos, hu,hu, hu,los dos!" 
{}
PASCUAL:
     ¿Los dos? Mal año y mal mes; 
{}
   sí, hilad, hilad: Bercehú 
{}
   vos hile; cantá el ¡hui ihu! 
{}
   que muy buena hillaza hacés. 
{}
   Echá tela para el dote 
{}
   y de mí no se vos liembre; 
{}
   hilad, que muy buen urdiembre 
{}
   haredes vos y Gilote. 
{}
MARI:
     ¿Pascualillo? ¿Pascualejo? 
{}
   ¿Pascualote el mi llorado? 
{}

Baja

   ¡Que no estabas cativado! 
{}
   No me cabe en el pellejo 
{}
   el gozo: embracíjame. 
{}
PASCUAL:
     Arredraos, la engilotada, 
{}
   que muy gentil ensalada 
{}
   habéis hecho, sí a la he. 
{}
MARI:
     Si enfinito no te chero, 
{}
   si más por ti no he llorado 
{}
   que un andalubio ñublado, 
{}
   que todo un diciembre entero, 
{}
   que junto al hogar un bizco, 
{}
   que cuando cebollas topo, 
{}
   que en un entierro un guisopo, 
{}
   que un arroyo por un risco, 
{}
   mala landre... 
PASCUAL:
                       En ocho días, 
{}
   si le prace, prace a Dios, 
{}
   ¡hu, hu, hu, hu, hu, hu, los dos! 
{}
MARI:
     Endiviné que venías 
{}
   a la matrimoñadura, 
{}
   que por puntos aguardaba 
{}
   y cantando convidaba 
{}
   vecinos, alcalde y cura 
{}
   porque viniesen a honrarnos 
{}
   después que te lloré muerto. 
{}
PASCUAL:
     Mari Pabros, ¿esto es cierto? 
{}
MARI:
     Como el finar y enterrarnos. 
{}
PASCUAL:
     ¿Que no tenes voluntá 
{}
   a Gilote el del hu, hu?, 
{}
MARI:
     Verá: ¿yo a Gilote? ¡Pú! 
{}
PASCUAL:
     Escopid la otra metá 
{}
   y escopiréis vueso nombre. 
{}
MARI:
     Ea, desenójesé. 
{}
   No chero que murrio esté, 
{}
   que es garrido y gentil hombre. 
{}
   Él mi manso, él mi pachón 
{}
   encaja aquí. 
PASCUAL:
                    Mari Pabros, 
{}
   estaos queda con los diabros, 
{}
   que me da el arremetón. 
{}

Salen el rey FERNANDO y doña BLANCA

BLANCA:
     Huyó de tu compañía 
{}
   la infanta mora y don Tello, 
{}
   tu Alteza puede sabello 
{}
   de los moros que traía. 
{}
   Si de tí su rey se fía 
{}
   y después su ofensa sabe 
{}
   peligro amenaza grave 
{}
   a tu reino y su opinión, 
{}
   mientras la satisfacción 
{}
   estas sospechas no lave. 
{}
FERNANDO:
     Doña Blanca, si es verdad 
{}
   lo que afirmas, y no creo, 
{}
   caro lé saldrá el empleo 
{}
   de su torpe voluntad; 
{}
   Tello, en mi severidad, 
{}
   hallará justos castigos, 
{}
   y yo en Toledo testigos, 
{}
   cuando a su infanta les dé, 
{}
   que amistades guardar sé 
{}
   como vencer enemigos. 
{}
   No me los han de esconder 
{}
   cuantos riscos dificultan 
{}
   las sierras que los ocultan 
{}
   los valles que llego a ver. 
{}
   Mas primero he detener 
{}
   quien de esto me certifique, 
{}
   que mis enojos publique. 
{}
PASCUAL:
     Mosca le dio a nueso reye. 
{}
   Huyamos, aho... 
MARI:
                      Bien se veye. 
{}
PASCUAL:
     Par Dios, que mos crucifique. 
{}

Vanse estos dos. Sale don TELLO

TELLO:
     Oye, Fernando invicto, novedades 
{}
   que ilustren, por divinas, tu memoria; 
{}
   desmentirán novelas sus verdades 
{}
   dando aplausos al cielo, a España historia; 
{}
   no en bronces, pero sí en eternidades, 
{}
   a Castilla blasón, a Burgos gloria, 
{}
   la fama envidia a nuestros siglos canta, 
{}
   ocasionada de Casilda santa. 
{}
   Ésta, que del blasfemo barbarismo 
{}
   del pseudo Cristo que idolatra Meca, 
{}
   fénix renace sólo de sí mismo, 
{}
   única y fresca flor de planta seca 
{}
   para triunfos eternos del bautismo; 
{}
   coronas pisa; por desiertos trueca 
{}
   del solio augusto aclamaciones reales, 
{}
   púrpuras ya en Casilda los sayales. 
{}
   Estorbaba deseos la malicia 
{}
   de su infiel compañía, cuando anhela 
{}
   retiros el afecto, y la noticia 
{}
   del amoroso ardor que la desvela; 
{}
   volvió por la inocencia la justicia, 
{}
   peregrina impresión regiones vuela, 
{}
   garza veloz que penetrando vientos 
{}
   aires engaña y vuela pensamientos. 
{}
   Siguiéronle mis ojos, mis suspiros, 
{}
   éstos se lleva y se remonta a aquéllos, 
{}
   diamante flor en prados de zafiros, 
{}
   del sol opositores sus cabellos. 
{}
   Registré soledades y retiros, 
{}
   voces y pasos aventuro entre ellos; 
{}
   mas ¿qué importa, si en vano, aunque veloces, 
{}
   desmaya pasos y enronquece voces? 
{}
   Pródigo de la vista, la dilato 
{}
   desde una elevación que, presumida, 
{}
   monarca es de diamante, cuyo ornato 
{}
   trono es del sol cuando amanece vida, 
{}
   lince de un valle el fin, a Flora grato, 
{}
   sobre un enano mar miro vestida 
{}
   del mismo sol que se incorpora en ella 
{}
   retratarse en sus vidrios una estrella. 
{}
   Yacen dos lagos en distancia breve 
{}
   al pie de esa apacible pesadumbre, 
{}
   néctar de Apolo que abrasado bebe 
{}
   cuando le causa sed su misma lumbre, 
{}
   y es su pechera en desatada nieve 
{}
   desde el verde coturno hasta la cumbre, 
{}
   la sierra su vecina que entre espumas 
{}
   aloja escamas y naufraga plumas. 
{}
   Casilda, pues, en la arenosa orilla, 
{}
   norte suyo la estrella precursora, 
{}
   falaces yo en los pies para seguilla, 
{}
   mis voces huye y de estación mejora; 
{}
   un césped se le acerca, maravilla 
{}
   que pasma al mismo tiempo que enamora, 
{}
   pues ya leve bajel sin vela y remo 
{}
   la traslada instantánea al otro extremo. 
{}
   Toca apenas cristales con la planta 
{}
   cuando su enfermedad huye vencida, 
{}
   santas sus aguas por Casilda santa 
{}
   pues ya ofrecen salud, ya voz de vida; 
{}
   su virgíneo contacto virtud tanta 
{}
   al lago comunica, que se olvida 
{}
   la sangre fugitiva o se restaña 
{}
   de quien llega mortal y en él se baña. 
{}
   Deja aquel valle, pues, y yo la sigo, 
{}
   juzgando por atajos los rodeos, 
{}
   hasta una cueva donde fui testigo 
{}
   de mártires victorias y trofeos. 
{}
   Vicente, desde el tiempo en que Rodrigo 
{}
   tan mala cuenta dió de sus empleos 
{}
   y el africano tiraniza a España, 
{}
   con sus reliquias honra esta montaña. 
{}
   En ella hallé a Casilda, en ella erige 
{}
   mausoleo a Vicente donde pueda 
{}
   su culto venerar que en ella elige 
{}
   la habitación con que su amor hospeda; 
{}
   convoca jornaleros y dirige 
{}
   cuanto oro, plata, joyas, perlas, seda, 
{}
   del poder de su padre son indicio 
{}
   para que abrevie el premio su edificio. 
{}
   Vuela la fama y los extremos toca 
{}
   de España, que escuchándola se admira 
{}
   multiplicada en lenguas, que una es poca, 
{}
   verdad toda esta vez, las más mentira. 
{}
   A ver este prodigio se convoca 
{}
   cuanta nobleza, cuanto vulgo mira 
{}
   desde sus atalayas la Bureva, 
{}
   sus valles población, corte su cueva. 
{}
   Éstos los Lagos son de San Vicente, 
{}
   incógnitos hasta hoy, ya medicina 
{}
   de toda enfermedad, todo accidente. 
{}
   Ángel la infanta ya de esta piscina, 
{}
   Magdalena segunda penitente, 
{}
   pero cándida virgen que encamina 
{}
   al cielo afectos que la den corona 
{}
   y España la venere por patrona. 
{}
FERNANDO:
     Testigos falsos, Blanca, son los celos, 
{}
   enemigos sofísticos de casa. 
{}
BLANCA:
     Dichosa la verdad que en sus desvelos 
{}
   el mal redime y a la envidia abrasa. 
{}
FERNANDO:
     Vamos a ver prodigios de los cielos 
{}
   que, si como don Tello, afirma, pasa, 
{}
   pies de Casilda adorarán mis labios. 
{}
BLANCA:
     ¡Ay celos de alquitrán, padres de agravios. 
{}

Vanse todos. Salen cuatro cuadrillas por entrambas puertas, cada una de por sí, todos los de la compañía cantando con pandero, sonajas, tamboril y gaita, vestidos de villanos

MÚSICO 1:
     "¡Ay que a las velas de Casilda santa 
{}
   Quintana de Bureva se lleva la gala!" 
{}
MÚSICO 2:
     "¡Ay que a la vela de la ermita nueva 
{}
   Rojas y Galbarros la gala se llevan!" 
{}
MÚSICO 3:
     "¡Ay que a la vela de los lagos nuesos 
{}
   a todos se la gana la gaita de Bueso!" 
{}
MÚSICO 1:
     "Bueso." 
MÚSICO 2:
               "Quintana." 
MÚSICO 3:
                          "Rojas y Galbarros." 
{}
MÚSICO 4:
     "¡Vitor Quintana, cola todos cuatro!" 
{}
CARRASCO:
     No tengamos carambola, 
{}
   si a velar venido habemos, 
{}
   son asentarse y callemos. 
{}
MARI:
     ¡Vitor Bueso y todos cola! 
{}
UNO:
     Si empezáis a daros, vaya, 
{}
   en pendencia acabaremos 
{}
   la fiesta.  Amigos, bailemos 
{}
   todos juntos. 
CARRASCO:
                    Vaya. 
MARI:
                           Vaya. 
{}

Cantan

UNOS:
     "Que el pandero y la gaita de Ontoria 
{}
   táñela tú, que a mí no me toca." 
{}

Bailan

OTROS:
     "Quien tuviere flujo de sangre 
{}
   entre en los Lagos y en ellos se bañe." 
{}
TODOS:
     "Tócala tú, que a mí no me atañe." 
{}
OTROS:
     "La mujer que no es paridera 
{}
   lléguese al baño y tírele piedras." 
{}
TODOS:
     "Tócala tú, que a mí me da pena, 
{}
   que el pandero y la gaita de Ontoria 
{}
   táñela tú, que a mí no me toca." 
{}

En lo alto de las peñas PASCUAL

PASCUAL:
     ¡Mari Pabros!  ¡Ha de abajo! 
{}
   Serranos no os lo bailéis 
{}
   todo, aguardad. 
MARI:
                      Hao, ¿qué heis? 
{}
PASCUAL:
     Echar por esotro atajo. 
{}
MARI:
     ¿Quién diabro os encaramó 
{}
   el mi Pascual? 
PASCUAL:
                      Pide olores 
{}
   Casilda y cójola flores 
{}
   para el altar que labró 
{}
   a San Vicente en la cueva. 
{}
MARI:
     ¿Y si dais de colodrillo? 
{}
PASCUAL:
     Vo a cortar aquel tomillo 
{}
   que enrame la ermita nueva. 
{}
MARI:
     Ojo con la mata, asilda, 
{}
   no haya enterrorio después. 
{}

Deslízase PASCUAL y cae quedándose asido de un tomillo todo el cuerpo en el aire

PASCUAL:
     Huéronseme dambos pies. 
{}
   ¡Válgasme Santa Casilda! 
{}
CARRASCO:
     ¡San Vicente sea contigo! 
{}
TODOS:
     ¡Jesús! 
PASCUAL:
                 Todo me bazuco 
{}
   tomillo, a ser vos sahuco 
{}
   sino es que hué cabrahigo 
{}
   la remembranza de Judas 
{}
   representa Juan Pascual, 
{}
   Mari Pabros, sin dogal 
{}
   me ahorcan, las tocas viudas 
{}
   vos poned. 
MARI:
                    ¡Triste soceso! 
{}
CARRASCO:
     Hombre, encomiéndate a Dios. 
{}
PASCUAL:
     Encomendaos por mi vos 
{}
   que yo no estó para eso. 
{}
   El mi tomillo salsero, 
{}
   vuélveteme mechinal, 
{}
   que de tu tomillo y sal 
{}
   componer mi nombre chero. 
{}
   Tomé de la Sal seré; 
{}
   mi mujer será Tomasa, 
{}
   Tomillos los de mi casa 
{}
   mi apóstol Santo Tomé. 
{}
   Santa mora ya cristiana, 
{}
   Casilda la ermitañesa, 
{}
   la amorosa, la infantesa 
{}
   la virgen, la toledana, 
{}
   doleos la santa de mí 
{}
   pues vine con vos del Tajo. 
{}
   Parece que va ancia bajo, 
{}
   dando el tomillo de sí. 
{}
   Descuélgome poco a poco. 
{}

Vase alargando el tomillo y él bajando

MARI:
     ¡Milagro! 
TODOS:
                 ¡Milagro extrañol 
{}

Llega abajo

PASCUAL:
     Del mi suelo, año buen año; 
{}
   con los hocicos vos toco. 
{}

Besa el suelo

MARI:
     ¡El mi dueño, el mi carillo! 
{}
   Llega y embracíjamé. 
{}
PASCUAL:
     Cuido que no os oleré 
{}
   Mari Pabros a tomillo. 
{}
MARI:
     Bien haya quien en vos creye, 
{}
   Santa. 
{}
PASCUAL:
     ¡Hao! ¿qué gente es ésta? 
{}
CARRASCO:
     El rey que viene a la fiesta 
{}
PASCUAL:
     No es mi algalia para el reye. 
{}

Salen rey FERNANDO y doña BLANCA

FERNANDO:
     Celos, doña Blanca hermosa, 
{}
   tienen ímpetus franceses, 
{}
   rigurosos al principio, 
{}
   después ni activos ni fuertes. 
{}
   Nieblas enlutan al sol, 
{}
   mas en humo las resuelve 
{}
   la eficacia de sus rayos 
{}
   que, aunque acometidos, vencen. 
{}
   Sol es la verdad, en fin, 
{}
   puesto que eclipsarla intenten 
{}
   nieblas del amor celosas, 
{}
   que cuando amenazan mueren. 
{}
   Vos habéis cuerda elegido 
{}
   prenda en don Tello a quien debe 
{}
   vuestro amor perseverancias 
{}
   dignas que con vos se premien. 
{}
   Don Diego ya no compite 
{}
   con él, antes interceden 
{}
   en su favor amistades 
{}
   que indignaron accidentes; 
{}
   daréisle en Burgos la mano. 
{}
BLANCA:
     Sois vos, Fernando el clemente, 
{}
   el iris de nuestras paces, 
{}
   el espejo de los reyes. 
{}

Sale don TELLO

TELLO:
     Nuestra infanta, gran señor, 
{}
   tanto con los cielos puede 
{}
   que eslabonando milagros 
{}
   admiraciones suspende. 
{}
   A costa de sus tesoros 
{}
   templo fabrica solemne 
{}
   al César aragonés, 
{}
   al siempre invicto Vicente. 
{}
   Mas el común enemigo, 
{}
   envidioso de que herede 
{}
   Casilda a Dios los milagros 
{}
   con que esta tierra ennoblece, 
{}
   lo que labrara de día, 
{}
   de noche, torpe y aleve, 
{}
   por el suelo derribaba, 
{}
   porque el edificio cese. 
{}
   Pidió favor a su esposo, 
{}
   Casilda, y entre la ardiente 
{}
   suspensión de sus discursos, 
{}
   éxtasis toda celeste, 
{}
   inmóvil el cuerpo virgen, 
{}
   oye que Dios la promete 
{}
   su fábrica restaurarle 
{}
   sobre ese risco eminente. 
{}
   Juntáronse las rüinas 
{}
   y por sí solas se mueven 
{}
   los ángeles de este alcázar 
{}
   artífices solamente. 
{}
   Toda la fábrica vuela 
{}
   por las nubes, de la suerte 
{}
   que de Palestina a Italia 
{}
   lo que en el Oreto tiene 
{}
   asiento felices siglos. 
{}
   Tanto Casilda merece 
{}
   que ya las piedras son plumas, 
{}
   por ella lo grave es leve. 
{}

Música. Sube una ermita toda y en ella, abiertas las puertas, de rodillas la santa CASILDA elevada, y asiéntase el edificio sobre lo más enriscado de las peñas

FERNANDO:
     ¡Oh asombro de los milagros! 
{}
   ¡Oh virgen!  Que porque vueles 
{}
   águila, al trono del sol, 
{}
   hasta su esfera te atreves. 
{}
   Patrón seré de tu casa. 
{}
TELLO:
     Toledo envidie y celebre 
{}
   si venturoso el crïarte, 
{}
   lloroso y triste el perderte 
{}
   la patrona de Castilla. 
{}
   Los Lagos de San Vicente 
{}
   son estos.  En la segunda, 
{}
   Tirso, su fin os promete. 

FIN DE LA COMEDIA